Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Indignada me siento. Como periodista, como ciudadana. Más aún, preocupada. Mucho.

Como decía anoche Gabilondo, el gran maestro, la desaparición de un medio de comunicación es una desgracia para toda la sociedad. Pero sobre todo lo es cuando es tan bueno como era CNN+.

La TDT es un compendio de canales, canaluchos y canales que simplemente repiten la programación de su gemelo. Mucho de lo mismo. Vamos, como lo que había antes. O peor. Porque hacer un zapping es algo desalentador. La cantidad de canales cutres sumado a la enorme lista de canales ultraconservadores choca frente a la ausencia de canales más serios y plurales. Y de los pocos que había, ya contamos con uno menos. Quizás el mejor: CNN+.

¿A usted le preocupa la crisis económica? Pues a mí me preocupa más aún la desaparición de canales plurales y progresistas. ¿Qué queda? Con el matrimonio de Cuatro con Telecinco (ese compendio de gritos, entretenimiento romano de pan y circo y telebasura), sólo queda la Sexta y los canales de RTVE (hasta que cambie el gobierno y volvamos a la época del C.C.O.O.).

¿Y por qué me preocupa más este desequilibrio mediático? Porque las crisis van y vienen, pero el rol de los medios puede alterar la forma de pensar de todo un país, llevarlo a situaciones extremas de demagogia incontrolable. Que se lo recuerden a los alemanes, con la brillante y trágica labor llevada a cabo por el padre de la Propaganda mediática moderna, Goebbles.

Así que hoy estoy de luto. Como periodista y como ciudadana. Y preocupada. Muy preocupada

 

Read Full Post »

La mala educación

No la de Almodóvar, sino la creciente que me rodea. ¿Estaré haciéndome mayor, señor? ¿O es que realmente cada vez la gente es más maleducada?
¿Y qué es ser maleducado/a?
La educación, entendida como una habilidad social y no como un cúmulo de títulos formativos, es algo fundamental que nos permite vivir en sociedad. Conocer los códigos que en cada contexto son esperados, que nos permiten convivir sin amenazas o bajo la ley del más fuerte.
Luego cada cual elige si los cumple o no. Y es ahí cuando entra en escena el apelativo de “maleducado”.
Para mí, el epítome de la mala educación tiene lugar-como no- en los procesos de comunicación interpersonal cotidianos. Cuando alguien te empuja y no se disculpa, cuando te mira de un modo invasivo, y sobre todo, cuando desde el coche hace maniobras sin indicarlas con el intermitente.
Normalmente me pongo de los nervios cuando los conductores que me rodean empiezan a cambiar de carril sin indicarlo. Hoy he decidido fijarme pero de un modo más reflexivo. Y ha sido sorprendente. Durante unos minutos ninguno de los coches que había delante de mí en tres carriles ha indicado los cambios de carril, de calle, o para aparcar. Ha sido increible.
Porque, ¿qué significa no indicar las maniobras que hacemos? Además de constituir un peligro obvio para la seguridad de quienes estamos conduciendo (porque además de conducir tienes que intuir qué puede querer hacer quien te rodea), es toda una declaración de cómo nos relacionamos con los demás. Conducir es una acción donde la comunicación es fundamental. Porque no estamos solos y solas. Compartimos un camino con otra gente subidos a un vehículo que puede matar y matarnos. No indicar nuestras acciones al volante es una de las muestras de indiferencia hacia el otro más patentes y letales que podemos mostrar día a día. Y de imbecibilidad, por cierto. Porque también pone tu vida en peligro. Y la de quienes vayan en tu coche. Es una de las acciones más antisociales donde no importa la clase social, ni los estudios, ni la cuenta en el banco: sólo el concepto que tenemos de la vida de los demás. El respeto, la solidaridad.
Por eso me molesta tanto, tanto ver que cada día más gente pasa de indicar sus movimientos al volante. Porque de algún modo están dejando claro que mi vida les importa muy poco. Y la de los demás. Y eso, en una sociedad, es un virus peligroso de la convivencia.
Pensemos en los demás, cuidemos nuestras vidas. Que cuesta mucho mantenerla.

Read Full Post »

Es lunes y estoy contenta. Me encanta conocer gente buena y disfrutar de su compañía. Y este finde ha sido fabuloso en ese sentido.

Una de las cosas que traen las canas es que dejas de ver la vida como un partido de tenis donde todo se reduce al nosotros versus los otros. O por lo menos, yo. Binarismos miopes que sólo te hacen perder el tiempo.

Por ejemplo, el mundo de los negocios. Aún sigue sonando en parte del imaginario la idea de que todo aquel o aquella que tiene un negocio es un desalmado, egoísta, explotador. Que todo lo que hace es para obtener más y más beneficios, dinero por encima de todo. Y la verdad es que cada día me llevo más sorpresas que demuestran que la vida no es blanco o negro. Que en todo hay gentuza y en todo hay gente maravillosa. Y yo me quedo con esto último.

Este finde fue una demostración de ello. Fuimos a bodega murciana, en Jumilla, donde nos trataron con una humanidad y una cercanía fabulosas, Viña Elena. Una calidez que guardaremos en la memoria- junto a la calidad del vino, ¡nos encantó! Mil detalles que nos hicieron vivir momentos únicos, especiales. Da gusto trabajar con profesionales así, cercanos, que aman su trabajo y saben transmitirlo.

Mil gracias, Elena, porque la visita a tu bodega nos ayudó a ofrecer una nueva actividad ALesWay, donde las sensaciones priman por encima de cualquier cosa. Nos gusta decir que nosotras ayudamos a crear momentos especiales. Y este finde lo volvimos a lograr entre todas.

Es lunes, ¿cómo no voy a estar contenta, con las clientas que la vida nos está regalando (su buena energía, su bondad) y con nuestros proveedores, la mayoría gente fabulosa?

Y encima, ¡hoy ensayaremos en un local de ensayo de verdad! Con batería y todo. ¡Qué ilusión nos hace a todas!

Feliz lunes.

Read Full Post »

Read Full Post »

Este año he pasado el aniversario de tu muerte como mejor te hubiera gustado: trabajando. Y por primera vez, era cuestión de tiempo, siguiendo tus pasos, en un negocio propio.

Supongo que de entrada te mostrarías contrario e intentarías convencerme de que siguiera otro camino, porque nadie mejor que un pequeño empresario sabe lo difícil que es emprender, pero por dentro seguro que estarías muy orgulloso. Porque crear algo de la nada produce mucha satisfacción. Lo aprendí de ti.

Un año ha pasado desde el último cuatro de agosto. Y aquí seguimos,  multiplicando canas a un ritmo vertiginoso, creciendo, aprendiendo. Manchándome siempre con pasta de dientes (otra herencia genética). Y como siempre, echándote de menos. Tus consejos, tu apoyo. Buscando algún software libre que me ayude a gestionar la tristeza que me produce tu ausencia.

Ha pasado un año lleno de historias, la mayoría fascinantes. He aprendido a base de decepciones todo aquello que me advertías. Y he tomado nota. Con dolor, como muelas nuevas que hubieran salido en el alma. Dudo que vaya a cambiar mi esencia, pero al menos voy aprendiendo. A callar. Porque al final madurar era eso. Callar.

Y callando, un año más, revivo tu despedida y en silencio, te recuerdo cuánto te quiero, cuánto te sigo queriendo, viejo.

Read Full Post »

Aquí estamos, organizando un Encuentro Cultural muy especial para celebrar el Orgullo LGTB de un modo diferente y complementar así las múltiples celebraciones que tendrán lugar a lo largo del mes de junio y julio por toda España.

Nos reuniremos en Onda, Castellón, una localidad de 21.000 habitantes, para pasar un fin de semana lleno de cultura, diversión, testimonios, conocimiento, naturaleza… Abordaremos la realidad LGTB desde múltiples perspectivas, a cual más interesante.

Pásate por la web oficial, www.orgulloenonda.com, y si puedes venir, no lo pienses dos veces. La inscripción es muy barata (25€, con comida y cena del sábado 13) y puedes incluso alojarte en Onda.

cartell

Read Full Post »

Una nueva etapa

Pues sí, cierro una etapa y abro otra en mi vida. No ha sido premeditado, sino fruto de circunstancias que espero olvidar algún día, porque me han dejado un poso amargo y triste. No han sido los modos que me merecía ni que yo hubiera esperado. Ya me advertía mi padre de los palos que da la vida, de que estuviera preparada para recibirlos del modo más imprevisible e inesperado. Si hasta a César le pillaron desprevenido, “Tu quoque, fili mi?”, cómo no iba a sorprenderme a mí, que soy nadie.

En fin, no vale la pena hablar más de traiciones, silencios, decepciones o hacer el tratado del clinex humano. Me quedo con lo bueno, que ha sido mucho, muchísimo, con la gente que realmente me quiere, con los pocos o muchos logros conseguidos y con todo lo que está por venir.

A pesar de constatar, una vez más, cómo funciona este viejo mundo, no pierdo la fe. Eso sí, aprendida una nueva lección, le digo a mi intuición que se imponga en el futuro, porque tonta no soy pero sí tremendamente confiada. Aunque vi el error en su día, meses atrás, seguí adelante porque me muevo por principios que cada vez tienen menos sitio en este mundo, aunque algo dentro de mí me decía que no era una buena idea, que me iba a llevar muchas hostias. ¿Arrepentirme? No lo sé. Da igual. Ahora toca aprender, crecer con las decepciones y evitar que la rabia tenga sitio en mi cuerpo.

Porque cierro una etapa y abro otra, llena de ilusiones y proyectos. Espero retomar mi tesis, apartada por cuestiones de tiempo; tener un poco más de vida y cuidarme más, cuidar a mis amigos/as, cuidar a mi mayor tesoro, Lorena. Y claro, nuestro proyecto laboral, que me tiene enamorada. No es el mejor año, pero da igual, vale la pena luchar por lo que una cree.

Seguiré luchando, eso hasta el último suspiro, pero por libre. Quien me necesite, me podrá llamar. Quien me quiera usar, que se lo piense dos veces.

Soy como soy, para lo bueno y para lo malo, desde que tengo uso de razón. Que nadie espere otra cosa, porque no tengo intención de cambiar ni mis principios ni mis valores. Seguiré trabajando todo aquello que no me gusta de mí. Pero lo que sigue siendo básico en mi vida no es la “gloria, fortuna o ambición”, siguiendo a Luis Cernuda, sino el amor, el respeto, la justicia. Aquello que me permite dormir por las noches y levantarme con ilusión por las mañanas.

Y así seguiremos, aprendiendo, luchando, soñando.

Read Full Post »

Older Posts »