Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘accidente Spanair’

Domingo noche, ya. Día de limpieza y de lluvia, de organizar ideas y terminar informes- así es la vida de una activista. Pensando con tristeza en que ayer hizo un mes desde el accidente de Spanair y aún sigo sin creérmelo (por cierto, compañeros de El País: los titulares que publicaron esta semana sobraban, demasiado sensacionalistas, no lo esperaba en ustedes, fueron punzadas innecesarias- no quiero pensar en cómo habrán sentado a las familias y gente cercana). Satisfecha por la semana de cursos y talleres- realmente adoro enseñar- y agobiada por todo lo que quiero hacer y por no tener tiempo y recursos suficientes. Pero ese es mi estado natural, así que no es una queja sino una fotografía más de mi vida.

Así, antes de terminar el orden del día de la próxima reu del área, con la versión en directo de Creep de Brandi Carlile, les hago llegar una pieza de videoarte muy interesante de una amiga que es una artista genial- Ainara Torrano- y que se llama “Psicoporno”. Espero que les haga sentir y pensar. Ya me cuentan.

Read Full Post »

Ya me extrañaba a mí que las gaviotas no aprovecharan esta desgracia para sacar tajada. Creo que el PP ha rebasado ya los límites de la ética que mi cerebro y mi moral consideran imprescindibles para un partido que se presume de democrático.

De nuevo han vuelto las sospechas, el generar desconfianza en la ciudadanía. Joder, aún no han enterrado a todas las víctimas y están estos afilando la navaja. Podrían ser igual de desconfiados allí donde gobiernan, y si no que se lo digan a los familiares de las víctimas del accidente de metro que tuvo lugar hace dos años. Aquí les sobraría motivos al señor Rajoy para estar indignado. Pero, misterios de la vida, ¿en Valencia hubo un accidente?

Por todo lo que ustedes quieran, si tienen una mínima brizna de dignidad, dejen de boicotear al gobierno. Dejen a los jueces hacer su trabajo. Y a los técnicos. Tiempo tendremos todos y todas de revisar hasta el último detalle lo que pasó y de pedir un cambio profundo en un sistema que antepone el beneficio ante todo lo demás. Pero mientras, por favor, váyanse otra vez de vacaciones. Bastante tenemos con lo que tenemos para que encima estos mercenarios carroñeros del poder vuelvan a las andadas. Joder, Rajoy, así no.

Read Full Post »

Como miles de personas en este país, aún sigo en shock. Incapaz de creer lo que ha pasado, incapaz de reaccionar y seguir con la rutina. Triste, profundamente triste. Y muy mosqueada. Porque la involución que hace años que estoy viendo en el ámbito del transporte aéreo ha tocado techo.

Si algo es vital para los canarios, son los aviones. Vivimos en islas, muy lejos de la Península Ibérica. Es el medio que nos ha facilitado la vida, que nos ha permitido salir, estudiar o trabajar fuera de las islas. O simplemente, conocer el mundo. Ni tren, ni coche, ni autobús, ni barco: el avión es nuestra conexión más allá del Archipiélago. Por eso este accidente tiene una dimensión tan grande: porque no sólo ha partido por la mitad a cientos de familias, a miles de amigos, sino porque además nos ha hecho sentir vulnerables a cientos de miles de canarios que sí o sí usamos el avión para vivir o para alimentar las raíces de quienes vivimos fuera de las islas. Es imprescindible que se aclare lo que ha ocurrido, que se aclaren las anomalías que muchos pasajeros (incluida quien escribe) reportan y que haya una reflexión abierta en la sociedad.

Hoy los grandes canes aúllan, desconsolados, por todo el planeta Tierra. Dicen algunos que se les oye desde la Luna…

Volar no puede ser barato. Punto. Un billete de avión no puede costar menos que un billete de autobús o de tren. En algún sitio estamos pagando: si no es con el bolsillo es con la seguridad o la comodidad. Desde hace años, volar se me está convirtiendo en algo molesto y busco cualquier excusa antes de tener que coger un avión. Algo que me resulta extraño, porque desde adolescente he volado mucho, incluso en vuelos intercontinentales. Pero sé por qué: la mentalidad del bajo coste ha hecho que se pierda calidad y seguridad. Hoy es imposible, aunque quieras pagar más, poder volar con los estándares que viví en los 90. Igual es una ilusión mía, pero mi experiencia en los últimos años me da la razón. La dura competencia con el bajo coste, los precios del petróleo y otras circunstancias relacionadas con el terrorismo post 11S hacen que haya una nueva mentalidad en las líneas aéreas. Repostajes mientras los pasajeros embarcan (eso lo he vivido en Vueling, por ejemplo), aviones que nada más llegar-con retraso- ya están preparando la salida, meter más asientos e ir como en una lata de sardinas, naves pasaditas de edad (asientos desfondados, mesillas que no terminan de cerrar bien), falta evidente de personal, etc. etc.

Tiene que haber un cambio de mentalidad. Exigir precios mínimos que sean lógicos en el mercado para que los estándares de seguridad y comodidad puedan ser mayores, que se disponga de aviones en reserva para cubrir aquellos que como el de ayer, no iban bien (el destino no da dos oportunidades). Pero así no podemos seguir. Es una locura.

Ayer le tocó a Gran Canaria, a los canarios en general. Pero podía haberle pasado a cualquiera. Fue una tarde de llamar a la gente, comprobar si alguno estaba en el vuelo (toda mi gente habría podido estar en ese avión, porque es una conexión básica con Gran Canaria: una se libró por dos días), ver las noticias, alucinar, llorar. Los canarios que estamos diseminados por todo el planeta estábamos insertados por la preocupación, la tristeza, la incredulidad. En momentos así te das cuenta de lo grande que es el Archipiélago canario, porque su frontera da la vuelta a la Tierra. Aunque estemos lejos, y somos tantos y tantas, llevamos en el corazón a nuestra isla, a la gente que vive en ella. Te imaginas en esa terminal, donde iban mis padres con tanta ilusión a recogernos cada vez que volvíamos desde Madrid, te imaginas en la piel de tantas familias que de repente han perdido a una persona querida. Escuchas a esa señora mayor que habla como tu madre, con ese acento tan dulce y tan mágico, que esperaba a sus nietos. Y no puedes evitar sentir su ansiedad, su dolor, su incertidumbre.

Un avión apuñaló ayer a mi isla. La atravesó desde Galdar hasta Maspalomas, desde Mogán hasta Las Palmas de GC, desde la Aldea hasta Gando, dónde clavó su filo hasta el fondo. Tardaremos tiempo, como pueblo, en curar las heridas, sobre todo hasta que no se aclare qué pasó y qué se va a hacer para evitar otro accidente así. Por lo pronto, sólo podemos estar al lado de quienes han perdido tanto. Desear que los heridos se recuperen y que el reconocimiento de las víctimas sea lo más rápido posible.

Hoy los grandes canes aúllan, desconsolados, por todo el planeta Tierra. Dicen algunos que se les oye desde la Luna…

Read Full Post »