Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘España’

Cuando mi madre era pequeña, no estaba bien visto que una niña montara en bicicleta o que hiciera ejercicio. No se lo permitían.  Era España, posguerra, una dictadura que nos hizo a las mujeres retroceder en el tiempo.

Cuarenta años después, cuando yo era pequeña, seguía siendo algo mal visto que una niña jugara al fútbol o al baloncesto. No era algo tan horrible pero no era lo más apropiado. Era España, años 70.

En los años 30, en Estados Unidos las mujeres llevaban décadas jugando al baloncesto en la universidad. En los 70, consiguieron aprobar una ley que sería fundamental para la promoción igualitaria del deporte femenino en los institutos y universidades, el Title IX. Un país, Estados Unidos, que beca a sus deportistas desde el bachillerato, que les ayuda a estudiar y desarrollarse como deportistas, que les apoya y potencia, mujeres incluidas.

Hoy, 3 de octubre de 2010, un grupo de mujeres de entre 20 y 30 años han conseguido que la selección española de baloncesto sea la tercera mejor del mundo (aunque realmente merecía ser segunda, pues demostró ser superior a las checas), frente a una selección, la de Estados Unidos, que juega un baloncesto sencillamente superior.

Pero el nuestro es un bronce que sabe a oro, por muchos motivos.

Por el sacrificio invisible que supone llegar a ser deportista de élite, sobre todo en sociedades que no apoyan económicamente la formación deportiva y el desarrollo profesional (salvo contadas excepciones, masculinas casi todas).

Por soportar el desprecio de unos medios de comunicación y de una sociedad que sólo sabe reconocer y valorar el deporte masculino. Aunque lentamente va dando muestras de cambio. Eso sí, no constante sino a impulsos.

Porque las cosas van cambiando, lentamente, y cada vez tenemos más cantera, mejor preparada física y técnicamente. Más aficionados y aficionadas apoyando el deporte femenino. Reconociéndolo y disfrutándolo. Este logro es prueba de ello. Y lo que queda por vivir.

Las norteamericanas saben que después de un siglo jugando a ese deporte tienen la obligación de ser buenas, las mejores. Por eso su alegría no era tan grande como la de nuestras chicas. Las españolas estaban dando una lección de historia envuelta de justicia poética. Porque teniendo menos apoyos, menos tradición, un pasado reciente profundamente machista y  menos recursos, hemos demostrado ser muy grandes. No en estatura, sino en coraje, compañerismo, estrategia, sacrificio, nobleza. Los pilares del deporte.

Esta semana comienza la Liga Femenina de baloncesto y ojalá las gradas se llenen de nuevos seguidores, de gente que admira el esfuerzo y el ingenio de un grupo de mujeres sobre la cancha. Sus valores, su fuerza, su disciplina. Y que esa gente consiga atraer más patrocinadores. Y con ello, tener más recursos para hacer de este deporte algo aún más grande.

Mil gracias, chicas, por todo lo que significa este triunfo para todas las mujeres, para los amantes del deporte, para el futuro del baloncesto español.  Verlas jugar es un gustazo. Verlas ganar, todo un orgullo.

Anuncios

Read Full Post »

Son las 00:20. Aún con la alegría en el cuerpo y la adrenalina activa tras el partidazo de cuartos de final del Mundial de baloncesto femenino en el que España ha remontado un partido malo y ha conseguido ir a prórroga y ganarlo, aquí estoy con un cabreo monumental.
Contenta porque el deporte femenino español ha hecho historia. Como mínimo seremos cuartas (mejor resultado, por cierto, que el de la selección masculina). Y como máximo, mañana veremos. Hueso duro de roer, las mejores del mundo en frente. Partidazo de lujo y a morir en la pista frente a Estados Unidos. Un país donde se puede ser deportista y vivir de ello de verdad, donde hay becas desde los institutos y la universidad para que sus deportistas puedan ser los mejores.
Las nuestras no tienen tanta suerte. Casi ni patrocinadores. Ni siquiera el respeto informativo que se merecen. Miro y remiro el periódico más leído en España- tras el Marca-, el referente periodístico, El País. Y no encuentro nada. Sólo una referencia, la última línea en la sección de baloncesto de un partido, ¡de hace días!!!!!!
Vergüenza.
Hartazgo
Harta de que pasen los años y lo que hagan las mujeres sea secundario (excepto si se pegan en un partido, están buenorras o se dopan, ahí sí son noticias en el mundo del deporte).
Tenemos- como mínimo- al cuarto mejor equipo del mundo de baloncesto femenino. Tenemos a grandísimas jugadoras que se han ganado el respeto fuera de nuestras fronteras, jugando en grandes equipos y en la WNBA. Tenemos una cantera que viene pisando fuerte. Pero, ¿quién las conoce? Cierto es que frente al desprecio de El País otros medios españoles cubren la noticia como toca. Pero el respaldo social queda lejos del que reciben los deportistas masculinos.
El baloncesto es un deporte de masas, lo practican millones de personas a lo largo de todo el planeta. Y España está destacando notablemente. Y no sólo los chicos. Las chicas también. Pero ellas sin apoyos, sin campañas mediáticas, sin anuncios especiales en los bancos, en la tele.
Es una vergüenza. Y yo estoy harta.
Adoro verlas jugar. En la liga femenina y en la selección. Voy siempre que puedo a ver al Ros, un equipazo que es un lujo (aunque este año sus cracks españolas se han repartido entre varios equipos). Porque hay esfuerzo, disciplina, años de sacrificio, valores de equipo, superación. Y espectáculo. Velocidad. Da gusto verlas. No necesito mates para engancharme a este deporte.
Un partido como el de hoy es todo un homenaje a la vida. Nunca hay que perder la esperanza aunque todo esté en tu contra. Hay que luchar, luchar y salir adelante. No rendirse. Y con suerte y esfuerzo, sales ganando. En ningún momento dejé de confiar en ellas.
Mil gracias chicas por la ilusión compartida, por pelear, por abrir el camino a las nuevas generaciones de deportistas que algún día recibirán el reconocimiento que ustedes hoy no están recibiendo. A todas, pero especialmente a Amaya Valdemoro, por ser tan grande, por asumir responsabilidades en los momentos difíciles. Grande, grande.
Mañana, a por Estados Unidos. El resultado, qué más da. ¿Que rompemos las apuestas? Un sueño (hoy ha caído Australia, todo es posible). ¿Que no? El espectáculo está servido. Y luego, si no, a por el bronce. Y mientras, a ver buen baloncesto, buen deporte. Desde el salón de casa las estaremos animando, sufriendo con ustedes. Disfrutando con ustedes. Quién pudiera estar en la cancha, en vivo.
¡A por ellas!!!! 
PD: Mandaré el enlace de este blog al defensor del lector de El País. Lo mínimo que podemos hacer: quejarnos de este machismo insoportable.

Sábado.

El País incluye al fin una noticia de la victoria pero no en portada, en la sección de deportes y en la parte inferior. Anoche a la 1 de la mañana no habían puesto ninguna noticia, cosas que otros medios como La Razón y el Mundo sí habían hecho (no me fijé si Público también). Medios que sí incluyen en portada esta victoria.

Algunos enlaces a la cobertura de quien considera esta noticia motivo de portada:

La Razón

El Mundo

Público

Las Provincias

Cadena Ser

Marca (preciosa crónica, por cierto)

As

Read Full Post »

Cómo anda el patio por estas tierras españolas… Cosas que pasan cuando Cenicienta le coge el gusto a la vida de rica y hace lo que sea para que su encantamiento dure todo lo posible. Esa es España en este 2010: la que se mira al espejo después de muchos años de estar encantada, viviendo una realidad ficticia. De rápidos beneficios, de pelotazos de todo tipo, de dinero que corría de un lado a otro, histérico. La España del enchufe infinito, la que no premia al mejor, sino al mejor colocado.

Esta crisis que vivimos en España es producto de una bola aún mayor, pero la particularidad española tiene mucho que ver en el modo en que se ha gestionado este país en las últimas décadas. Cuánta gente quería ser Cenicienta en su noche mágica. Qué duro era volver a ser nadie. Y por ir en calabazas Audi, lo que fuera. Al precio que fuera.

Hoy vemos un nuevo episodio de corrupción en el partido que se rasgaba las vestiduras a finales de los 90 por los casos de corrupción en el seno del PSOE. Escandalosas cifras de gente destacada que se ha metido en política para algo más que gestionar el bien común.  Gente que en gran medida es responsable de haber promovido todo un estilo de gobernar absolutista, nepotista, lleno de agujeros negros, relaciones extrañas, dinero público desaparecido. De pelotazos urbanísticos que consiguieron expandir la extraña fiebre de la Cenicienta que sólo quería vender el solar de sus abuelos, ir en Audi y comprar el televisor más grande del mercado, aunque no tuviera salón para meterlo. No estudiar, no reciclarse, no buscar nuevas líneas de negocio, no diversificar. España.

Hoy Cenicienta se mira al espejo, con la sensación de haber perdido mucho por el camino. Y con ella, toda una sociedad que ha despertado a base de paro, quiebras y EREs. Menudo batacazo. El dinero histérico se ha esfumado. Y como siempre, las hormiguitas que pasan de créditos imposibles y coches de ensueño, que pagan sus impuestos y no se enriquecen por arte de magia (ni les toca la lotería todos los años), son quienes nos sacarán adelante.

Porque las Cenicientas de Gürtel irán a la cárcel- o no. Algunas seguirán gobernando, porque la ignorancia o la complicidad son cosa difícil de erradicar en una sociedad sin cultura democrática como la nuestra. Pero todas disfrutarán de sus suculentos huesos escondidos en las largas noches de princesa encantada. A nuestra salud.

Con lo fácil que era mandar el cuento a tomar por saco… Pero la avaricia, ay, la avaricia.

Yo ya ni me altero. Miro hacia adelante, confiando en la buena gente que nos rodea, que es mucha. Asqueada, sí. Pero no desanimada. Mientras tenga fe en mi misma y en mi conciencia, razones tendré para no perder la esperanza.

Read Full Post »

Día 5 de la obra que iba a durar 2. Volvemos a empezar, porque la mitad de las cosas que han hecho lo han hecho mal. ¿Por qué? Porque en vez de enviar al fontanero esta empresita delegó en el pobre albañil todas las funciones. Y encima, tras nuestro monumental mosqueo, nos dice el encargado, “tienen razón, pero es que claro, este chico en lo suyo es bueno (refiriéndose al albañil) pero en lo otro.., bueno, el lunes os traigo a un fontanero, de los buenos, eh”. La cara de Lore y mía era un cuadro, y mi plan de contención de la ira, por las nubes. Me pasé la tarde lijando la ventana para no comérmelo. Si algo no soporto es que me tomen el pelo y esta gente nos está haciendo la permanente.

Así que seguimos casi como al principio. Hoy tendrán que volver a picar y solucionar la mayor parte de las cosas que supuestamente ya están listas. Menos mal que el de las aguas vino a poner el nuevo contador y nos dijo que lo estaban haciendo fatal, que la nueva llave de paso no seguía las normas reglamentarias.

Lo peor es cómo desconcentra todo esto. Primero el incendio y su posterior arreglo (aún tienen que venir a pintar). Y ahora, el cambio de tuberías (nos dimos cuenta en el incendio que la llave de paso no estaba funcionando bien). Insoportable. Cuanto cutrerío, señores del trabajo manual, cuánto morro. Evidentemente, no todos, pero hay mucho cutre en su profesión. Y lo peor, que demos por hecho que eso es lo normal. Bienvenidos/as a España, la tierra de Pepe Gotera y Otilio. Donde los refranes sobre obras son tremendos, tremendos. Ahora entiendo por qué. Ahí suben. Una hora más tarde de lo acordado, por supuesto. ¿Acabarán hoy?

Read Full Post »