Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘EU/IU’

Lunes. Día gris y frío en Valencia. Alivio porque la extrema derecha no gobierna. Tristeza porque la izquierda (más allá del PSOE) en toda España cae en un tobogán resbaladizo. Y en Valencia, ya ni se ve. Aquí el hostión ha sido espectacular.
Y lo entiendo perfectamente. Son muchos factores que se entrecruzan. Por un lado, un PP con un discurso populista y efectista, que conecta con los temores de la gente, que les dice lo que quieren oir, vendiendo a través de una maquinaria propagandística increible (lo de Canal 9 es para estudiarlo) un discurso muy bien preparado: absolutamente todo lo que va mal en la Comunidad Valenciana es culpa de ZP, aunque el Gobierno central no tenga nada que ver en muchas cosas; y absolutamente todo lo que puede ir bien, es gracias al PP en exclusiva. Da igual que hables de cifras, de informes, del endeudamiento, de los barracones, de los proyectos faraónicos que nos cuestan un ojo a los contribuyentes, da igual. No vean cómo ha calado ese discurso, incluso entre votantes socialistas. Es acojonante. Lo bueno, el PP; lo malo, ZP. Siempre.
Claro, si ese discurso hipnotizante no es contestado con rotundidad, crece exponencialmente.Y ahí encontramos el siguiente factor: una izquierda entretenida en matarse a sí misma. El PSOE aquí intenta encontrarse, y la izquierda más a su izquierda, vive un episodio de culebrón de díficil comprensión para cualquier común mortal. Lo sabía por lo que veía en los medios, por lo que te contaba la gente, pero lo he vivido en primera persona este mes y les juro que ha sido traumático para mí. Lo que no han conseguido obispos, el Foro de la Familia y el PP lo ha conseguido la absurda contienda de la izquierda. La última semana la he pasado en cama, enferma. Mis defensas han flipado tanto que me han mandado a la mierda. No voy ni a entrar en detalles, sólo quiero olvidar tanto odio y resentimiento. Insultos, demagogia, boicoteo de actos, formas totalitaristas, dogmatismos sinsentido… He intentado apoyar una propuesta, la de Isaura Navarro, y he tenido que pasar más tiempo intentando asimilar las ráfagas de odio contra ella que difundiendo sus propuestas. Esas son las izquierdas que fracasan. Es difícil construir un discurso cuando tienes que pasar tanto tiempo defendiéndote de quien en teoría está más cercano a ti. Pero o se busca la fórmula, o la izquierda seguirá abocada a desaparecer. Siempre habrá menos recursos, siempre se contará con menos espacio en los medios, siempre volverá el voto del miedo a la derecha, siempre habrá dos grandes partidos en contienda. Lo que marcará la diferencia será contar con uno o varios proyectos claros, coherentes, que se respeten entre sí, que no dediquen su tiempo a justificarse internamente o a atacarse sino a avanzar.La gente en el PV ha dado la espalda a la izquierda, por miedo a la derecha y/o por castigo a lo que no entiende. Los espectáculos dantescos internos que se han ofrecido a la ciudadanía, los cambios de alianzas mal explicados, las decisiones incomprensibles (como quitar a Isaura de cabeza de lista en EU para putear a Gaspar), ¿cómo pretendemos que la gente vote a la izquierda?Pero, ¿saben lo que más tristeza me produce hoy? Ver la cara de alegría de Gloria Marcos en la foto del Levante (con el pedazo de hostia que nos hemos metido todos). Y sobre todo, que una vez más, desde EU no piensan entonar el mea culpa. Porque, como bien dice Def Con Dos, “La culpa de todo la tiene Yoko Ono/ y el espíritu de Lennon que le sale por los poros”. ¿Yo?, ¿tú?, ¿EU? Nunca.

Sé que la coalición Bloc-Iniciativa-Verds va a hacer autocrítica, y espero que analice qué cosas- a pesar de las limitaciones- se podían haber hecho mejor y continúen un proceso de construcción de una nueva izquierda. Espero también que EU, IU en toda España, reflexione también. Creo que es muy difícil que el PCE conviva con otras visiones de la izquierda, y viceversa, pero es un criterio personal. Creo que sería mucho mejor que hubiera diferentes propuestas de izquierda y que la gente pudiera simplemente trabajar en la que quisiera. Pero buscar uniones que son imposibles sólo traen relaciones abocadas al fracaso, al odio. Y por ahí, precisamente, no se encuentra la solución.

Felicidades al PSOE por la victoria, felicidades al PP valenciano por su éxito local. Y a seguir trabajando por una sociedad más justa y una izquierda diferente. Sigo creyendo que es posible.

Anuncios

Read Full Post »

Ayer fui testigo de una de las tardes más bochornosas y esperpénticas de toda mi vida. Desde los 16 años estoy metida en movimientos sociales y creo que no he sentido tanta vergüenza ajena en un acto. Y creo que he estado en unos cuantos.

No voy a entrar en detalles, quien quiera más información que pregunte. Sólo quiero decir que estoy profundamente contenta de que al fin haya otra alternativa de izquierdas en el País Valenciano que se aleje de los discursos violentos, de la tensión como herramienta. Porque es tan innecesaria… Teniendo la razón en la mano, ¿para qué apelar al grito, al insulto, a la descalificación gratuita, al hooliganismo? Con lo maravilloso que es la diversidad, ¿por qué no aceptarla sin más? ¿Por qué es necesario para algunas personas presentar un proyecto atacando con tanto odio y virulencia a las demás?
No lo entiendo
No lo comparto
No lo apoyo.
Ayer le comentaba a algunas personas que mi padre era no sólo votante del PP, sino afiliado convencido. En las elecciones siempre participaba como interventor. Y a pesar de nuestras diferencias ideológicas, nos encantaba debatir paseando por la Avenida Marítima de mi ciudad natal. Jamás jamás nos faltamos el respeto, ni necesitamos gritar para imponer nuestros criterios. Por eso no entiendo cómo una persona de izquierdas necesita hacerlo. Y no lo comparto. Porque una cosa es debatir y otra pelear.Por culpa de esa tensión absurda apenas pudimos entrar en materia ni dar las gracias, como se merecían, a dos mujeres que nos han ayudado a hacer historia (a quienes pido disculpas de corazón por el lamentable show que tuvieron que soportar). Creo que jamás hemos contado en este país con dos diputadas como Isaura Navarro y Carmen Montón. Nos han defendido a muerte, tanto dentro del Congreso como fuera de él. Y por encima de disputas electorales, debemos ser lo suficientemente objetivos como para reconocer ese hecho. Como lesbiana, como activista LGTB, les doy las gracias de corazón por su compromiso con nuestra dignidad y felicidad. Porque sé muy bien de lo que estoy hablando. Porque las he visto en mil escenarios distintos y siempre estaban dándonos su apoyo incondicional.
Espero que las dos vuelvan de nuevo al Congreso, porque queda mucho camino por recorrer y necesitamos aliados convencidos como ellas. Con los pies sobre la tierra.
Y a quien sólo sabe sembrar odio, rencor y violencia, me temo que sólo recogerán los frutos de semejantes semillas. Eso sí, conmigo que no cuenten. Para mí han dejado de existir.Vergüenza ajena.
Vergüenza ajena.

Menos mal que la gente de izquierdas valenciana que respeta la diversidad de verdad tenemos una nueva opción de futuro*. No pueden hacerse a la idea de lo importante que resulta este hecho para mucha gente, entre la que me incluyo.

*Hablo de Iniciativa del Poble Valenciá, quienes han hecho coalición con Bloc y Els Verds para presentar una candidatura conjunta. Acepté ir en esta candidatura (el 13) precisamente para respaldar esta nueva alternativa de izquierdas en el PV, que como lesbiana y ciudadana me parece absolutamente necesaria. Ayer fue la confirmación de que tomé la decisión correcta.

Stalin: no, por favor. Quédate en el siglo XX.

Read Full Post »

La niebla da la bienvenida a este lunes frío. Entre café y tostada veo a un señor que parece Le Pen pero con barba, anunciando que si gana las elecciones, acaba con Educación para la Ciudadanía y otras cosas sobre la diversidad lingüística de este país que le dan un toque más cercano a los reyes católicos que a un dirigente político del siglo XXI. Yo aún estoy esperando que alguien me explique con argumentos de verdad, en qué les parece que esa asignatura adoctrina ideológicamente a nadie. Queda como mal salir a un escenario y delante de un micrófono decir “acabo con la Educación para la Ciudadanía”, no sé, igual por eso sentí que me hablaba Le Pen. Igual podría decirlo de otro modo y no quedaría tan extraño. Aunque da igual, lo importante es que se quieren cargar la herramienta que nos puede ayudar a ser mejores ciudadanos, respetuosos con la diversidad. Igual respetar a los demás es una cuestión ideológica, y yo sin saberlo. Qué ignorante soy, y yo que pensaba que era un mandato de la Constitución.
Luego leo con tristeza que Isaura Navarro ha sido la cabeza de turco en la absurda y patética lucha de poder en la izquierda valenciana. Pues qué quieren que les diga de una mujer que se ha dejado los cuernos en la pasada legislatura en el Congreso, que siempre ha tenido un momento para escuchar tus demandas aunque estuviera hasta arriba de trabajo, que ha estado en mil comisiones (debido al escaso número de diputados de IU), sobradamente preparada, que transmite ilusión y futuro. El sábado mismo salía su nombre en El País en el tema de la donación de óvulos entre una pareja de lesbianas, pues ha estado ayudándonos a mover esta causa pendiente. Le deseo todo lo mejor en Iniciativa del Poble Valenciá (que junto al Bloc se presentan a las elecciones), porque se la han cargado en IU. Igual por ahí sale la solución de esta imposible crisis fraternal que vive la izquierda: dividiéndose. Aunque, evidentemente, se pagará. Por alguna razón no se separa el PP, y mira si hay partidos dentro. Pero más vale separados, porque los espectáculos que se están viviendo en Valencia son bochornosos y matan las ilusiones de muchos votantes.
Isaura, muchas gracias de corazón por el brillante trabajo que has hecho estos cuatro años. Recordaré siempre tu intervención en el Congreso el día que se reconoció la igualdad legal de lesbianas, gays y bisexuales, con qué coraje nos defendiste. Así es este país: cuanto más brillante eres, más se asustan quienes te rodean y antes te eliminan. Es triste. Es triste. Pero así nos va.
¡Suerte con IpV! A ver si podemos verte otra vez en el Congreso, porque queda mucho por hacer y sabemos que podemos contar contigo.

Read Full Post »

Hay mil cosas en la vida que son fundamentales, pero asumir los errores me parece algo vital. Sobre todo si uno lidera un proyecto, un grupo, una idea que fracasa. Porque si no lo hace, corre el riesgo de arrastrar todo en la caída.
Y eso es lo que está pasando, en mi opinión, en Esquerra Unida. ¿En qué cabeza cabe que después de su descalabro histórico en el Ayuntamiento de Valencia, no sólo no dimite el candidato de EU, Amadeo Sanchís, sino que encima se le posiciona como representante del Compromís en RTTV? Justamente un hombre, con todo mi respeto y simpatía hacia él, que se opuso frontalmente al pacto con el Bloc!(y lo que sirvió para salir definitivamente del Ayuntamiento valenciano). Encima quieren echar a toda costa a Mónica Oltra y Mireia Mollá de EU por no bajar la cabeza ante Gloria Marcos (con todo mi respeto por Marcos). Y ya que la escopeta está cargada, disparan de paso a Izquierda Unida, por venir a fastidiar su base argumental en este drama.
Es obvio que la crisis de EU es inevitable. Y creo que es buena, porque servirá para ofrecer espacios donde cada sensibilidad pueda sentirse más representada. Aunque las formas son, simplemente, patéticas.
Si el PCE quiere seguir su ritmo, que lo lleve, aquí y en toda España. Estupendo. Pero que no sea a costa de destrozar a gente que está haciendo un trabajo maravilloso como Isaura Navarro. O personas que pueden aportar mucho a nuestro triste panorama político como Oltra o Mollá.
Lo que es absurdo es llamar a este fraticidio “Esquerra Unida” porque el concepto de unión suele significar otra cosa. Y además, ¿después de un siglo aún no hemos aprendido que hay visiones dentro de la izquierda que son como el agua y el aceite? ¿Acaso creen que este intento esquizofrénico de querer unir visiones que a veces son diametralmente opuestas (sobre todo a la hora de aceptar las formas autoritarias en la coordinación de un grupo, algo que en la derecha funciona a las mil maravillas y que en algunos gobiernos de izquierda también saben hacer muy bien, ¿verdad, Stalin?) puede seguir a flote? Si es que la izquierda española parece un pez fuera del agua, medio ahogado. Esto no puede seguir así.
Bienvenida la crisis, pues. Si algo bueno puede salir de todo esto, bienvenida sea.

PD: yo voté por un pacto en el que iban unas sensibilidades determinadas, unos nombres concretos y un proyecto conjunto. Yo no voté a EU, yo voté al Compromís. Y somos los votantes y no los miembros de EU quienes tenemos la última palabra sobre el papel de las diputadas Oltra, Mollá y del resto de miembros del Compromís. Así que por favor, siéntense en una mesa y cumplan lo que nos prometieron a quienes votamos por ustedes. Una mesa en la que por supuesto deben estar Mónica y Mireia, porque sus nombres estaban en la papeleta que metí en un sobre. Y dejo ya de escribir, porque cuanto más lo pienso, más cabreada me siento y ciertas palabras me recorren los dedos y es mejor que no lleguen al teclado.

Read Full Post »

En los últimos meses, se han escuchado muchas barbaridades en estas tierras valencianas. Algunas repiten, y ya casi ni afectan (excepto la burrada de que los ríos- el Ebro en especial- tienen la manía de tirar agua al mar, la vesícula no lo tolera). Pero otras me resultan inaceptables. No voy a entrar a juzgar qué se ha hecho mal dentro del proyecto del Compromís. Mucha gente de izquierdas-entre quienes me incluyo- tenía especial esperanza en un pacto de izquierdas que permitiera tener más peso institucional frente a una forma de hacer política a lo excavadora sin freno que reina a sus anchas en este lugar. Sin embargo, veo con tristeza que quienes deberían hacer un ejercicio de autocrítica brutal frente a una sociedad complacientemente autodestructiva a la que ignoran y con la que no saben comunicar, no sólo no reconocen haber perdido la brújula sino que encima atacan despiadadamente a quienes aportan frescura y un discurso nuevo, como es el caso de Mónica Oltra. Los insultos y descalificaciones que he leído estos meses hacia su persona me resultan absolutamente inaceptables. Y dicen más de quienes las difunden que de quien las recibe. No me gusta poner la mano en el fuego por nadie, porque sólo me conozco a mí (y hay días…). Pero hoy por hoy, sólo puedo decir palabras positivas hacia esta abogada que durante años ha ayudado a tantos LGTB valencianos de modo voluntario en el Col·lectiu Lambda. Siempre ha estado ahí cada vez que teníamos una duda legal, apoyándonos, asesorándonos. Sin su apoyo y el de otros abogados, no hubieramos tenido el discurso ni las herramientas para luchar por leyes y defender su aplicación correcta. Ahora que ha dado el salto al ingrato mundo de la política, Mónica me genera otros sentimientos: ilusión. Me encanta leer sus artículos de opinión, sus declaraciones. Es también lo que siento al ver trabajar a otra valenciana de futuro: Isaura Navarro. Cuando me enteré de que la dirección de EU del PV pensaba dejarla fuera de la cabeza de lista de las próximas generales, monté en cólera, sin entender nada.
Creo que hay que cerrar etapas. Dar las gracias a quienes han peleado estos años como han podido, defendiendo valores a contracorriente. Y pedirles que por favor dejen paso a esta nueva generación. Lo necesitamos.
Hoy leo en el diario el último folletín del culebrón vergonzoso que vive la izquierda valenciana con la excusa de una puñetera cuenta corriente, aunque de fuera se ve como una cuestión de medir hasta dónde se puede mear sin permiso de las estructuras antiguas (el poder, se pinte de rojo o de azul, sigue siendo poder). Y no sé si me equivocaré al pensar que un nuevo partido puede aportar respuestas a este descenso sin cuerdas que vive la izquierda. Pero hoy por hoy, creo que sí puede. Porque hace falta, porque este país, esta tierra, este mar, nuestro futuro lo necesita. Yo busco un proyecto social con herramientas y planteamientos del siglo XXI, no del XIX. Un proyecto que parta de la realidad consumista en la que la gente de izquierdas también vive (anda que no se mueve dinero en las ferias alternativas), que permita vislumbrar las incoherencias que vivimos quienes creemos en un mundo justo y vivimos en esta parte del mundo. Dejarnos de aparentar que vivimos en otro siglo, porque no es así. Un proyecto que huya de los binarismos y quiera aprender de la diversidad, incluso de aquello que no nos gusta. Hacen falta estrategias pragmáticas en este sistema astuto. Porque a pesar de su arrolladora fuerza, tiene resquicios donde insertar semillas de cambio (ahí está el tejido asociativo decente intentando trabajar). Eso sí, no creo que las respuestas podamos hallarlas en los manuales de hace dos siglos. Porque parten de una realidad que ha cambiado.
A ver qué pasa. Yo tengo esperanzas.

Read Full Post »

No lo voy a negar: siento esperanzas. Busco una opción política con la que ilusionarme conforme a mis principios, porque no la veo ahora. Y creo que en octubre algo puede pasar en el País Valenciano. Hace falta vida, ilusión, pragmatismo, sentido común y coherencia en esta izquierda que nos rodea. Porque no estamos en el siglo XIX, sino en el XXI en el que una parte significativa de los y las trabajadores se sienten y votan a opciones conservadoras para quienes no son precisamente una prioridad. Un tiempo donde los binarismos (bueno/malo, conmigo/contra mí) sólo llevan a calles sin salida. Una era en la que es sumamente difícil ser coherente. Pero no imposible. Eso sí, es imprescindible cambiar, reflexionar sobre el imaginario, sobre cómo afecta a nuestra identidad. Aceptar que muchas cosas han cambiado y crear nuevas propuestas de cambio social.
Creo que es posible. Y por eso espero con interés. A ver qué pasa.

Read Full Post »