Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘lesbofobia’

Hoy he descubierto un nuevo videoclip que me ha parecido una joya audiovisual: el de Los seis días para su tema “Infinitamente”. Aquí lo inserto para disfrutar de él, de su belleza. Tan pronto lo vi en facebook corrí a youtube a buscarlo, pero no, no estaba. Extrañada volví a facebook y allí descubrí que lo habían censurado. ¿Censurado? ¿Un portal donde al buscar “lesbianas” te salen videos del estilo “lesbianas tocándose”, “lesbianas cachondas”, “lesbianas tetonas”, “lesbianas guarras”, “lesbianas calientes”?

Flipante.

Volví a mirar el videoclip, enamorándome más aún de él si cabe, tratando de entender qué puede suponer una infracción de los términos de uso. ¿Los planos de los senos? ¿La insinuación de la masturbación? ¿el sexo entre dos mujeres? ¡Si están tapadas! Si es por una cuestión de pechos, va a ser que no lo entiendo, porque de glándulas mamarias anda youtube más que llena (basta fijarse en el video-el segundo por la izquierda). Por escenas sensuales, no habrían videoclips. Así que sólo se me ocurre una explicación: que alguien en youtube, con mucha experiencia en el mundo del porno, ha llegado a una conclusión: nos engañan, no son lesbianas.

Todo el mundo sabe que una lesbiana es una señora con mucho pecho, pero mucho,  y unas uñas aún más grandes, pintadas de rojo chillón, que mientras hace un rasca y gana en el clítoris de otra señora con mucho pecho y las mismas uñas mira a un eterno señor invisible con cara de “esto, por ti, Paco”. Y claro, estas chicas no son lesbianas: ni tienen las uñas largas ni pintadas de rojo, ni hacen el rasca y gana,  encima se tocan los pies y sobre todo, no miran al señor invisible que está al otro lado de la cámara. Estas artistas quieren engañarnos y por eso, youtube, siempre pensando en su público, ha decidido poner fin a semejante montaje. Eso es tener una política de empresa responsable. Por supuesto, no es lesbofobia. Si hubiesen sido dos lesbianas de verdad no hubieran suprimido el video. Que ellos no tienen problema ninguno en permitir videos de lesbianas en su portal. Y si son guarras, tetonas y calientes, infinitamente mejor. Pero claro, que sean lesbianas lesbianas. No farsantes.

En fin, ironía en vena por no montar en cólera. Disfruten de este grupo que es buenísimo, de sus letras y de sus videoclips. Otro día hablaré de lo importante que me resulta este videoclip para el imaginario lésbico y para la cultura lésbica de nuestro país.

Los seis días – Infinitamente from Lyona Alyona on Vimeo.

[Vimeo 11023106]

Anuncios

Read Full Post »

Empezó 2010 y aquí seguimos, trabajando muchísimo y con mucha ilusión.  Podríamos estar día y noche y aún así nos quedaríamos cortas de tiempo. Sembrar es lo que tiene: precisa constancia, dedicación y mucha fe.

Este mes hemos plantado un nuevo árbol en nuestro campo: un Club de ocio. El primer club de ocio para mujeres lesbianas y bisexuales en España, el Club ALesWay.  Es un pasito más en ese proyecto innovador que es ALesWay.

Cuando miro las fotos de 2009 de las actividades que hicimos, ¡me sorprendo a mí misma! Me encanta ver tantas caras, haciendo cosas muy diversas (montando a caballo, en un velero, catando vino, jugando al paintball, viendo una exposición, etc. etc.). Pero sobre todo me encanta darme cuenta de una cosa: en el 90% de las fotos es de día. También podría ver cuántas de ellas han sido tomadas al aire libre, y la proporción sería enorme también. Esa es la razón de ser del Club ALesWay: juntar a tantas mujeres lesbianas y bisexuales que buscan otro ocio diferente al mayoritario, nocturno y en espacios cerrados.

Algo que nos hace sentirnos muy felices. Venimos de donde venimos, de lo social, y sentir que estamos contribuyendo granito a granito a que las lesbianas seamos más visibles, más felices,  que nos cuidemos y queramos, buf, es genial.

Esperamos que el Club, con su red social propia, crezca y aporte tantos buenos momentos como Lesfriends ha aportado en este año de vida a las casi 800 lesbianas y bisexuales que están apuntadas. También en LesFriends queremos aportar novedades.

Y para esas novedades estamos buscando apoyos extras (en este caso, animadoras socioculturales).

Precisamente promocionando esa búsqueda nos pasó ayer una cosa muy surreal, que deja bien claro cuánto camino queda por recorrer en este país.

Intentamos poner la búsqueda en un conocido portal de empleo. Todo iba muy bien hasta que recibimos una llamada en la que una amable mujer nos decía que la descripción que hacíamos no podía publicarse. Resumiendo, me decían que ellos no anunciaban actividades para “adultos”. Claro, no hay que ser un lince para ver que alguna mente lúcida conectó lesbianas+ocio= porno-no sé de dónde saco la paciencia en esos momentos para no montar en cólera. Pero ahí me ven, explicando a esta señora que no hacemos porno (no por el porno, sino porque me cabrea que se nos asocie a las lesbianas sólo con el sexo y con esas uñas de dos metros tan irreales). Aunque la cosa no quedó ahí. El problema seguía en que si ponía que hacíamos actividades para lesbianas y bisexuales estábamos discriminando a los heterosexuales. Respiré profundo y le expliqué que una cosa es discriminar y otra segmentar, potenciar nichos de mercado. La conversación era realmente surreal. Creo que cuando ya le dije “¿me prohibiría decir que buscamos una animadora para tercera edad porque es discriminatorio (con los jóvenes, por ejemplo)? Ahí ya pasó el balón a algún superior. Finalmente, tras un rato de musiquita de fondo, volvió a mí. “Que bien, pero  que tendríamos que explicar mejor a qué nos referimos con ocio”. Sin comentarios.

Es obvio que esto, al igual que la negativa de Atrápalo de ofertar nuestras actividades, es fruto de la lesbofobia, de la ignorancia, de la falta de costumbre de ver la palabra lesbiana o bisexual. Pero ahí estamos nosotras, pregonando a los cuatro vientos, LESBIANA LESBIANA LESBIANA BISEXUAL BISEXUAL BISEXUAL, en todo lo que hacemos. Es el activismo más pragmático que he hecho en mi vida. Posiblemente sin mi experiencia como activista me quedaría muchas veces en blanco, pero las tablas, el orgullo, la rabia te hacen reaccionar rápido.

Y no, señora mía, hoy por hoy lo nuestro no es el porno.

Read Full Post »

Me encanta la gente luchadora, la gente que pelea y pela por seguir adelante. Este mundo no es muy justo y no suele recompensar el esfuerzo con criterios equitativos. Para nada.

Ni siquiera es capaz de hacerlo en aquellos casos donde la vida de una persona está en juego. Su dignidad, su derecho a existir.

Ayer vimos una muestra más del absurdo existencial del personal, de la ignorancia lesbofóbica que tanto daño nos hace. Y encima, teniendo como protagonista a una mujer que ha tenido que vivir tanto dolor para seguir adelante.

Imagino que habrán visto el caso de una lesbiana camerunesa a quien le han denegado el permiso de asilo en España, ojo, porque tiene una hija y ha ejercido la prostitución, y eso es una prueba irrefutable de que no es lesbiana. Hay dos cosas tremendamente graves en la actitud de la funcionaria que le ha degenado el permiso.

1. Ignorar que en Camerún la homosexualidad es un delito y que esta mujer ha tenido que huir de su país porque fueron a por ella y su pareja, que encima falleció tratando de encontrar un lugar con menos odio donde vivir.

2. Tener una lesbofobia tan profunda que le impide entender que el cuerpo de las lesbianas no es de otro planeta, que entre mi hermana-hetero- y yo no hay ninguna diferencia corporal (bueno, ella es más delgada, pero es porque heredó los genes maternos, la orientación sexual no tiene la culpa).

Señora funcionaria, puedo tener hijos, puedo dedicarme a la prostitución y seguiría siendo la misma bollera que he sido siempre. ¿En qué idioma se lo tenemos que decir?

Espero que el gobierno reaccione y rectifique, porque esta barbaridad, sencillamente, no tiene nombre. Vamos a estar pendientes para recordárselo e insistir.

Read Full Post »

Igual es la influencia del cielo encapotado que embarga esta ciudad, pero me apetece hablar por fin de un tema que llevo tiempo dándole vueltas. Un día, hace meses, caí en la cuenta de que la entrada más visitada en mi blog es una titulada “Superzorras y proetarras”. Es sencillo de explicar. Día sí, día no llega alguien a este espacio buscando información de “superzorras”, “lesbianas besándose”, “bolleras follando” y cosas por el estilo. Lo de “lesbianas meando” debo reconocer que es la conexión más surreal que he recibido. Imagino la cara de decepción de quien buscando carne se encuentra mis palabras, poco dadas a lo erótico y menos a lo escatológico, me temo.

Pero es tan surreal que si buscan lesbianas y superzorras en google, ¡lo primero es mi blog! Y todo porque un día me reboté al ver que en youtube un video de activistas lesbianas era relacionado con historias pseudo-pornos, que es como aún mucha peña- tíos hetero sobre todo- se empeña en conceptualizar a las lesbianas.

No hemos llegado a este planeta pa ponerte, chaval. Que te quede mu clarito.

Así pues, sin quererlo, puse en marcha una iniciativa a la que te invito a sumarte, si tú también estás cansada de ser tratada como una actriz no invitada del imaginario hetero masculino- porque amigos, esas uñas y esas refriegas clitoridianas no son reales. Usa la palabra superzorra, guarrindongui, lesbianas besándose, meando… y cuando la mano ávida de imaginario pase por tu blog, por tu video les recordarás que lesbiana no es sinónimo de pone hetero, sino de mujer que reivindica su espacio en el mundo- virtual incluido- al margen de imaginarios y fantasías limitaditas.

Pero si tu intención al recalar aquí era contribuir a la prolongación de alguno de tus músculos, siento decepcionarte. Si tanto te interesa las vidas de las lesbianas, empieza a sacarnos de tus pelis irreales y de tus fantasías a lo axe. No hemos llegado a este planeta pa ponerte, chaval. Que te quede mu clarito.

Y que tengas un buen día.

Read Full Post »

“Una de mis mejores amigas de los últimos 30 años es lesbiana. Y la quiero mucho (..) Ella no es mi `amiga gay´ sino una de mis mejores amigas. Y lo es a pesar de haber tomado una elección que yo no hubiera hecho”,

Aquí estoy, en este lunes tan bonito, releyendo las declaraciones de la señora Palin sobre sus amistades lésbicas. Alucinando, claro. Tratando de averiguar exactamente qué quiere decir tan notable persona.

En primer lugar, de ser cierta esta afirmación- y no una estratagema de sus asesores- podríamos extraer grandes conclusiones.

1. Lo magnánimas que podemos ser las bolleras.

Porque si no, ¿cómo carajo puede una lesbiana ser amiga de alguien que se opone a su igualdad, a su dignidad, alguien que lucha enconadamente para que las lesbianas sigan siendo ciudadanas de segunda o tercera? Tenemos un corazón grande, a veces demasiado. Porque permitimos que algunas personas que nos rodean nos machaquen la autoestima, nos humillen y nos denigren. Porque les queremos. Igual deberíamos reflexionar sobre determinados amores, porque tal vez lleguen a perder su sentido si buscan nuestra destrucción.

2. La elección de la amiga bollera de Palin.

Ahí me surge una enorme duda. Además de partirme de risa con el término elección, como si nuestra orientación sexual la compráramos en el mercadona:

“Me pone tres lonchas de queso y cuarto y mitad de lesbianismo. Light, por favor.”

Me planteo lo siguiente: ¿qué es lo que no habría hecho la amiga de los renos? ¿ser lesbiana o ser una lesbiana visible? ¿O ser amiga de una lesbófoba enfermizamente destructiva como es ella?

Intuyo que nos quedaremos con la duda. Por si acaso, le recomiendo a la hipotética amiga bollera de Palin que no vote a su querida amiga, por su bien y por el de millones de lesbianas norteamericanas.

Realmente hay amistades peligrosas. Y tanto.

Read Full Post »

Sí, hoy hemos conocido en portada uno de los miles de momentos discriminatorios que las lesbianas, al igual que otras minorías, seguimos sufriendo. Esta vez, en la escuela. Es duro.

Hemos avanzado-hay muchas otras familias homomarentales que ayer empezaron el cole sin problemas-, pero el camino es aún muy largo. Ni hay que caer en el desánimo pesimista ni en la euforia conformista: hay que ser realistas. Y prácticas, muy pragmáticas. Yo hace un tiempo que me harté de tantas disquisiciones filosóficas en el ámbito lésbico: quiero ir al grano. La única manera de seguir creciendo en igualdad es concretando, bajando a la tierra, al día a día. Quien prefiera seguir debatiendo el sexo de los ángeles, perfecto. También es bueno que se haga. Pero por mi parte, hay que tocar la tierra, poner nombre a los problemas cotidianos y buscar soluciones concretas. De este mundo, que para bien o para mal es el que tenemos.

Y mientras seguimos peleando en los despachos y en la calle para que ningún ser humano sea discriminado por motivo de origen, género, orientación sexual, identidad de género, diversidad funcional, etc. etc. etc., hay una cosita que puedes hacer- sugerencia de nuestras amigas de la FLG. Decirle a los directores del colegio SEK tu opinión sobre su democrática política de admisión: sek-castillo@sek.es

Me pregunto cómo darán en dicho centro Educación para la Ciudadanía… Tiemblo.

¿Lo bueno? Que sólo visibilizando las vergüenzas de la sociedad podemos avanzar. Con ello invito a todas las lesbianas- en general, todas las personas discriminadas- a no callarse. A pelear y denunciar. Así es como realmente cambiamos el mundo. Y no seamos derrotistas. En algunas cosas lo estamos consiguiendo.

Read Full Post »

El limbo lésbico

Mi vida no es muy común, así que me permito hacer cosas fuera de lugar. A quién le importará. Así pues, mientras sigo con el parto de HabCom, me sirvo un poco de pacharán frío, escucho de manera obsesiva a Brandi Carlile (The Story merece un monumento lésbico) y me decido a pasar por aquí para darle tinta virtual a un pensamiento que hace días que no me abandona.

Pienso en una mujer, cuyo dolor sólo conocerá su gente más allegada, que tendrá que asistir como invitada a su propio drama. Pimienta esparcida sobre una llaga abierta. Un dolor que se disfraza de palabras cordiales. Un sitio que ni se niega ni se acepta. El limbo lésbico.

Cansa. Cansa ser etérea. Cansa estar midiendo cada paso que se da. Por la familia, por este, por la otra. Ahora saluda. Ahora no. Quita ese póster, mueve la ropa, vete a la cama de invitados. No me toques ahora. Ahora sí. Bueno, que venga a la cena. No, que no venga.

Cansa hasta el infinito ser la amiga íntima, vaya mierda de concepto. Porque yo no follo con mis amigas íntimas, ni comparto las facturas, ni la hipoteca, ni los pasos para tener un hijo, con ellas. Ni siquiera una activista visible como yo se libra del puñetero “sí, es la… amiga de mi hija” al presentar a mi novia. Nuestro armario y la gente mayor. Entiendo que les cuesta, que este mundo avanza y ellos no.

Pero hoy hay una mujer a la que el destino le ha amputado un trozo y medio de su corazón y los astros no dejan constancia de esa pérdida.

Estoy harta del silencio, del armario, de ser invisibles, de no llegar más lejos de dos palabras que todo lo dicen y todo lo ignoran. Estoy hasta las narices de las metáforas. Quizás a los 15 tuvieran su encanto, hoy a los 34 me llenan de rabia.

Contigo estamos, compañera. Creo que hoy comprendo, más que nunca, el doble sentido de la palabra “entender”. Porque hay que ser homosexual o bisexual para poder entender de verdad qué se siente siendo un extra de tu propia película por imposición social.

Mucho ánimo en estos momentos tan duros, muchos ánimos.

Read Full Post »